La rentabilidad de las pequeñas instalaciones de autoconsumo

Cuando hablamos de energía fotovoltaica, seguramente piensas en un complejo de placas solares con una gran logística detrás. Lo que no sabías es que existe mucho más dentro de este ámbito. Podemos asegurarte que también es posible llevar a cabo pequeñas instalaciones con las que promover el autoconsumo.

Este tipo de energía renovable cuenta con más adeptos a medida que pasa el tiempo y será una de las grandes tendencias durante la próxima década. Aparte de sus numerosas ventajas como recurso ilimitado para el ahorro energético y económico, uno de los motivos de este auge es su capacidad para adaptarse a todas las situaciones: desde grandes superficies hasta pequeñas instalaciones de autoconsumo industrial y residencial.

Cada vez son más las pequeñas empresas y particulares que deciden apostar por esta iniciativa en nuestro país, más aún tras desaparecer el que fue conocido como «impuesto al sol».

La nueva etapa que favorece a las pequeñas instalaciones de autoconsumo

El contexto energético actual ha favorecido al incremento de instalaciones fotovoltaicas, especialmente en pequeña escala. Normativas como el Real Decreto 244/2019 introdujeron importantes novedades como la compensación por excedentes, lo que marcó un antes y un después.

A partir de esta novedad, las instalaciones menores de 100 kW pueden verter a la red eléctrica los excedentes energéticos generados gracias al autoconsumo, lo cual se verá compensando en el momento de llegar la factura eléctrica.

Teniendo esta posibilidad al alcance, ¿por qué no aprovecharla? Más aún si tenemos en cuenta los precios de las nuevas facturas eléctricas.

¿Cuándo se alcanza la rentabilidad?

Como te imaginarás, inicialmente es necesario llevar a cabo una inversión, pero podemos asegurarte que no será demasiado en los casos de las pequeñas instalaciones de autoconsumo. Además, ¡acabará saliendo rentable gracias a los excedentes generados!

El plazo de amortización dependerá de la superficie de la instalación y el nivel de consumo. Te recomendamos consultar previamente tu gasto eléctrico. Con esa información, en Enaltia Solar podemos calcular cuántas placas fotovoltaicas necesitarías en tu negocio o vivienda, ajustándonos siempre a tu presupuesto. Es esencial contar con un estudio previo para saber cómo lograr el máximo ahorro.

Aparte, existen otras circunstancias que acortan los plazos de rentabilidad. En primer lugar, el fomento de las subvenciones y ayudas que reducirán tu inversión inicial considerablemente. En segundo lugar, y en el caso de que la instalación sea para viviendas, el autoconsumo compartido en comunidades de vecinos se ha puesto de moda por la considerable reducción del coste inicial y las mismas posibilidades de ahorro.

Lo cierto es que no podemos asegurarte un plazo de rentabilidad más o menos fijo. Para ello, tenemos que analizar con anterioridad tus posibilidades. Sin embargo, podemos presentarte algunos ejemplos de nuestros proyectos en pequeñas instalaciones que te orientarán un poco:

El autoconsumo en el contexto energético actual

El auge de las energías renovables ha provocado por una continua evolución de acciones y normativas hasta llegar al panorama actual. La importancia de este contexto presente radica también en que marcará las líneas a seguir en las futuras medidas sobre autoconsumo energético a nivel industrial.

Las empresas siguen marcándose objetivos con los que seguir avanzando en cuanto a las acciones de transición ecológica en el consumo eléctrico.

Tres claves confluyendo entre sí

Esta transición ecológica en el ámbito industrial tiene la sostenibilidad como su mayor premisa, llegando a favorecer a las empresas con tres valores fundamentales para la rentabilidad:

  • Competitividad. Las instalaciones fotovoltaicas conllevan un ahorro de la energía que ronda entre el 30 y el 40 por ciento. Como consecuencia, el gasto en la producción del resultado final es mucho menor, pudiendo ser mucho más competitivo en el mercado con respecto a los competidores.
  • Seguridad de suministro. Los equipos electrónicos fotovoltaicos que se instalan ejercen la función de estabilizar la red. De esta forma, se evitan fallos eléctricos que provoquen paradas de la maquinaria durante el proceso productivo.
  • Sistemas energéticos inclusivos y justos. Todos pueden tener acceso al autoconsumo energético.

Plan Nacional Integrado de Energía y Clima

Este plan ha entrado en una década importante para potenciar el consumo de las renovables. El objetivo es alcanzar un uso de estas energías en el sistema eléctrico que supere el 40 % en 2030, año marcado por la Unión Europea para reducir considerablemente la emisión de gases de efecto invernadero. En el caso de España, se pretende reducir estas emisiones en un 23 % con respecto a lo que se producía a finales del siglo pasado.

Dentro del PNIEC 2021-2030, se establece un avance para cada tipo de energía renovable según el marco europeo. Entre ellas, la fotovoltaica será una de las que más crezca y tendrá una de las presencias más destacada. Podéis verlo en el siguiente gráfico.

En total, la energía eléctrica renovable supondrá un 74 % del consumo total.

España como zona clave para el autoconsumo energético renovable

Dentro de la Unión Europea, nuestro país posee unas características que lo convierten en idóneo para incrementar el uso de energías renovables. Entre ellas, la fotovoltaica ocupa un papel primordial junto a la eólica y la hidráulica.

España lleva año aplicando esta explotación de los recursos, por lo que cuenta con una experiencia previa que nos mantiene a la cabeza en innovación energética a nivel mundial. En el caso de la fotovoltaica, el gran número de horas de sol y la temperatura son aliados perfectos para conseguir el autoconsumo energético.

Además, los contadores inteligentes compensan energía y consiguen sistemas avanzados de telemedida que favorecen el ahorro.

El marco normativo

Varias legislaciones regulan la aplicación del autoconsumo:

RD 244/2019 sobre condiciones técnicas, administrativas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Este Real Decreto establece que el autoconsumo se debe instalar dentro de la propia red interior mediante tres tipos de instalaciones: sin excedentes, con excedentes por compensación y con excedentes sin compensación.

Gracias a esta normativa, los trámites no necesitan permisos de acceso y conexión. Tampoco podemos olvidar que el contrato de acceso con la compañía distribuidora se realizará de oficio con hasta 100 kW se producirá la inscripción automática en el Registro P ≤100kW y con suministro/generación en baja tensión. Sobre la parte técnica gracias al RD 244/2019, se simplifica al hacer falta solo un contador bidireccional

En cuanto al régimen económico, se establecen varias posibilidades en función del tipo de autoconsumo:

  • Excedente con compensación: venta a mercado o compensación mensual de excedentes.
  • Sin compensación: venta al mercado.

Por otro lado, el año pasado se aprobó el RD 23/2020 en materia de energía. El objetivo de esta normativa reciente es impulsar a las energías renovables durante la próxima década, con un nuevo sistema de subastas y una optimización de los plazos de respuesta de la administración. Para ampliar información, os recomendamos el artículo que dedicamos a este real decreto sobre energía.

Autoconsumo industrial solar: el futuro de la energía que ya es presente

Hace unas semanas, presentamos una ponencia sobre el autoconsumo industrial para las empresas como una alternativa eficiente y sostenible. Hablamos de sus múltiples ventajas con el objetivo de impulsar la integración de este sistema energético en el tejido productivo.

El sector industrial y empresarial, en muchas ocasiones, emplea recursos energéticos procedentes de fuentes no renovables que, además de generar altos costes económicos, no son positivos para el medio ambiente. Por ello, es necesario que el autoconsumo en las empresas experimente un notable crecimiento y así dirigir la mirada hacia una transición energética. La independencia energética que proporciona el sistema de autoconsumo permite a las empresas estar un paso más cerca del futuro de la energía.

Estas instalaciones permiten producir y generar nuestra propia energía aprovechando la luz solar mediante paneles fotovoltaicos. Una apuesta innovadora con múltiples ventajas, y cuya elección denota también una responsabilidad ecológica y social por parte de las empresas. De hecho, son cada vez más las empresas que abogan en la actualidad por integrar este sistema y, al tiempo, reducir notablemente los costes en suministros.

El autoconsumo industrial solar supone una fuente inagotable de energía con una larga duración. Y no requiere una alta inversión de mantenimiento, por lo que se trata de un sistema muy eficiente que aportará grandes beneficios a medio plazo.

Más ventajas del autoconsumo industrial

1. Reduce considerablemente el gasto eléctrico.

2. Es una energía libre de emisiones contaminantes respetuosa con el medio ambiente.

3. Minimiza el consumo de energía externa en nuestra infraestructura.

4. Aumento de la competitividad. La energía solar fotovoltaica que se consume en el proceso de producción se amortiza a lo largo del tiempo. Esto genera bajos costes y precios más bajos que ofrecer a los clientes.

5. Contribuye a mejorar la imagen de nuestra empresa y nuestra posición en el mercado, reforzando nuestra imagen como empresa comprometida y respetuosa con el entorno.

6. Su instalación no es compleja ni requiere grandes plazos de tiempo.

Como vemos, la apuesta por el autoconsumo industrial no se traduce solo en un ahorro económico, sino que es un elemento diferenciador y casi imprescindible para toda empresa que quiera situarse en el estándar de sostenibilidad que se requiere hoy.