31 agosto - 2020

Las energías renovables son cada vez más utilizadas en la actualidad, especialmente la energía solar. Las instalaciones fotovoltaicas para conseguir esa energía están en auge. Existen varios tipos de instalaciones, desde grandes conjuntos de paneles solares hasta pequeñas placas fotovoltaicas para el autoconsumo privado. Pero en este post nos vamos a centrar en una variedad menos conocida: los huertos solares.

Los huertos solares son recintos comunitarios en los que se montan pequeñas instalaciones fotovoltaicas pertenecientes a distintos particulares. Estos inversores independientes comparten el terreno, las infraestructuras y los servicios adicionales, así como los gastos que conlleva tener los paneles solares.

Aunque su nombre más común es el de huertos solares, también puedes verlos como huertas solares, campos solares o granjas solares. El motivo es su similitud con un huerto en el que se localizan parcelas de diferentes propietarios.

El objetivo por el que surgieron los huertos solares es conseguir energía a pequeña escala mediante la luz del sol para venderla a la red eléctrica. De este modo, los inversores independientes obtienen beneficios con esas ventas. Sin embargo, la finalidad de los huertos solares no es siempre vender la energía generada; también es consumirla.

Ahora que ya sabes qué son los huertos solares, veamos cómo se montan y qué rentabilidad se puede obtener de ellos.

El montaje

Lo primero que se necesita para montar un huerto solar es un recinto suficientemente amplio para albergar todas las parcelas de los distintos propietarios. Este recinto deberá ser más amplio cuanto mayor sea el número de participantes en el campo solar.

En segundo lugar, es necesario tener diversos inversores para poder compartir la inversión y el resto de los gastos que supone el montaje del huerto. No debemos olvidar que el fin de este tipo de instalaciones fotovoltaicas es crear una comunidad para repartir tanto costes como beneficios. Por ello, el grupo de asociados es un elemento fundamental desde el principio, antes incluso que la creación en sí del huerto solar.

El siguiente paso en el montaje de los huertos solares es buscar una empresa especializada en este tipo de instalaciones fotovoltaicas. Este es un punto clave, puesto que la calidad, el presupuesto y los resultados dependerán de la compañía con la que se trabaje. También se debe empezar a llevar a cabo todos los trámites legales para poder producir y vender energía solar.

En principio, la instalación y montaje de los huertos solares pueden parecer un proceso muy costoso. Sin embargo, a largo plazo es una inversión más que rentable.

Rentabilidad de los huertos solares

En general, las instalaciones fotovoltaicas son bastante rentables, ya que se trata de energía renovable que producen electricidad lista para consumir, evitando así el consumo desde la red eléctrica de la calle. No obstante, los huertos solares presentan una rentabilidad mayor, puesto que la inversión inicial y los costes son compartidos entre los propietarios.

Los huertos solares tienen menos costes de generación de energía que otros métodos de producción de esta. Además, solo es necesario las placas solares y el sistema para almacenar la energía generada.

Pero, sin lugar a duda, la gran ventaja de los huertos solares es la comunidad de propietarios formada. Gracias a esta unión, la inversión necesaria para ponerlo en marcha y los gastos del recinto quedan divididos entres todos los miembros.

Además, las compañías eléctricas están cada vez más interesadas en las energías renovables, lo que facilita la venta para aquellos que tengan un huerto solar. En definitiva, suponen una inversión más pequeña, generan energía para el autoconsumo y permiten la venta del excedente producido. En Enaltia somos expertos en el montaje de huertos solares. Ponte en contacto con nosotros para más información.