Esto es lo que sucede cuando se desarrolla una instalación fotovoltaica en grandes superficies

Analizamos un nuevo caso de éxito donde vamos a comprobar cómo se puede llevar a cabo una instalación fotovoltaica en grandes superficies con plenas garantías de ahorro económico y energético.

Como vamos a ir viendo, un proyecto de estas dimensiones está ideado para cubrir una considerable cantidad de consumo eléctrico. Por lo tanto, conlleva el uso de una importante cantidad de placas solares y una alta cifra de potencia instalada para alcanzar la máxima rentabilidad. Lo bueno es que se consigue mayor ahorro cuanta más potencia se establezca, confirmando de esta forma que el autoconsumo industrial es la gran alternativa energética.

Antes de entrar en los detalles concretos de nuestro caso de éxito, te recomendamos repasar los aspectos generales sobre cuánto puedes ahorrar con tu instalación de autoconsumo.

¿Qué ha supuesto esta instalación fotovoltaica para grandes superficies?

El proyecto que nos ocupa hoy nos lleva hasta la localidad onubense de Calañas, donde hemos llegado a colocar 90 placas fotovoltaicas, en una superficie de 180 metros cuadrados, para la empresa Amos S.L. La potencia total instalada es de 30,15 kWp.

Teniendo en cuenta las condiciones de esta instalación fotovoltaica para grandes superficies, se estima una producción anual de 66.000 kWh. Como resultado, se logra un ahorro anual de electricidad del 20 por ciento, llegando a amortizarse en un plazo de seis años.

Las ventajas para el medio ambiente

Más allá de los ahorros que implica para la empresa, no debemos olvidar la aportación general a la protección del medio ambiente. Las energías renovables son la opción de consumo recomendada en este sentido y lo vamos a comprobar.

En este caso de éxito que analizamos, se han ahorrado 11.352 toneladas de petróleo y se ha evitado una emisión de 6.045,6 kilogramos de CO2. Para que te puedas hacer una idea, estas estadísticas equivalen a 251 árboles plantados como recurso de conservación del planeta.

Por lo tanto, el autoconsumo industrial a gran escala es la opción necesaria para empresas que requieren un significativo gasto energético, ya que es beneficiosa desde una doble vía: la que conseguirá aumentar la productividad de la empresa por el ahorro de costes y la que preservará nuestro planeta gracias al uso de energías limpias al cien por cien.

instalación fotovoltaica Amos SL en Calañas (Huelva)

La instalación fotovoltaica que reduce la factura eléctrica de Mariscos González

No hay mejor forma de demostrar el ahorro que puede conseguirse en la factura eléctrica con una instalación fotovoltaica que hacerlo con datos reales. Para muestra, analizamos el caso de éxito de autoconsumo industrial de uno de nuestros clientes: Mariscos González.

La instalación fotovoltaica para autoconsumo ha permitido a esta empresa aprovechar un espacio hasta ahora desaprovechado. Y convertirlo en ahorro energético. Pasemos al detalle de la instalación y dejemos que hablen los números.

Detallando la instalación de autoconsumo industrial de la empresa Mariscos González

Mariscos González es una empresa dedicada a la comercialización de pescados y mariscos, que también cuenta con cocederos propios. De partida, podemos presuponer que una instalación de este tipo supone una gran demanda energética.

En su larga trayectoria, esta compañía familiar no ha dejado de reinventarse para aprovechar las oportunidades del mercado. Actualmente cuenta con dos puntos de ventas, ambos situados en la provincia de Sevilla. Al sumarse ahora al autoconsumo industrial, deja claro que se trata de una empresa a la vanguardia.

En esta instalación se ha utilizado el espacio disponible en las cubiertas de las naves para la colocación de los módulos. Lo que supone aprovechar un espacio que no podía ser optimizado de mejor manera.

Análisis de un nuevo caso real de autoconsumo industrial

Tras un estudio personalizado de las necesidades energéticas de la instalación, se concluyó en destinar 408 metros cuadrados y aprovecharlos para producir electricidad. Mediante la instalación de 204 módulos. 

En este proyecto se instaló una potencia fotovoltaica de 67,3 kWp. Lo que supone una producción de energía anual de 122.298,91 kWh. Teniendo en cuenta la cantidad de electricidad que necesita una empresa de frío industrial como Mariscos González, esta producción de energía supone un gran ahorro en su factura eléctrica. Hablamos de una reducción superior al 30% en el gasto anual.

En el estudio realizado para esta instalación se tuvo muy en cuenta que se produjera el mínimo posible de excedentes. Recuerda que el beneficio de los excedentes es menor que el ahorro que supone utilizar la energía que producimos. Por lo que siempre es deseable que se aproveche el máximo posible de energía generada.

Como consecuencia del importante ahorro que produce esta instalación de autoconsumo industrial, el plazo de amortización de la instalación será solo de cinco años.

Como siempre, no nos olvidamos del impacto positivo que la instalación solar supone para el medioambiente. Que, junto al bolsillo, es el otro gran beneficiado de cada instalación de autoconsumo industrial.

Con una instalación fotovoltaica de este tamaño se evitan 53.526,07 kg de emisiones de CO2 a la atmósfera. Lo que equivale a 2220 árboles plantados. Además, se evita el consumo de una gran cantidad de petróleo, concretamente de 100,5 toneladas.

¿A qué esperas para unirte al autoconsumo industrial?

El análisis de esta instalación nos ha permitido una vez más poner de manifiesto los beneficios del autoconsumo. Y evidenciar cómo este te permite ahorrar en la factura eléctrica. La de hoy es una instalación de dimensiones importantes, pero tanto instalaciones más pequeñas como colectividades y unifamiliares pueden beneficiarse a la medida de sus necesidades. Ya que no es necesario disponer de mucho espacio para aprovechar la energía solar.

¿Quieres saber cuánto puedes ahorrar en tu caso?

Solicita tu estudio personalizado, contactando con nosotros.

Nuevo análisis de un caso real de autoconsumo: Frutas Belinda

Nos desplazamos hasta Mérida para analizar un nuevo caso real de autoconsumo industrial de uno de nuestros clientes. En este caso es la empresa Frutas Belinda, que decide apostar por el autoconsumo fotovoltaico como forma de ahorrar en sus costes eléctricos.

Y es que el autoconsumo supone una importante reducción de la factura eléctrica, especialmente para aquellas instalaciones que demandan más energía en horas de luz solar. Al tiempo que reduce considerablemente el impacto medioambiental. Como veremos en el análisis de este caso real de autoconsumo industrial, este tipo de montajes evita la emisión de CO2 a la atmósfera y el uso de toneladas de petróleo.

Para comprobar que estas ventajas son reales, analizamos un nuevo caso real. ¡Con cifras que te sorprenderán!

Detallando la instalación de autoconsumo industrial de la empresa Frutas Belinda

Frutas Belinda es una empresa emeritense dedicada a la distribución de frutas y verduras desde hace más de cincuenta años. Sus actividades relacionadas con la producción, envasado y distribución de frutas demandan una importante cantidad de energía. Este consumo se traduce en elevados costes eléctricos.

Frutas Belinda cuenta con unas instalaciones de gran extensión, con tres mil metros cuadrados de superficie en total. Un activo que permite una instalación fotovoltaica de tamaño considerable. Y sobre el que realizamos el estudio personalizado para la empresa. Teniendo en cuenta el espacio disponible y los hábitos y necesidades de consumo de la instalación. El objetivo: conseguir el mayor ahorro eléctrico, reduciendo al mínimo los excedentes para llegar al máximo aprovechamiento de la energía generada.

Aprovechando los tejados de algunas de sus naves industriales, se realizó el montaje de una instalación de energía solar fotovoltaica para el autoconsumo industrial. Para ello, se utilizaron 192 metros cuadrados.

Una instalación de este tamaño requiere un mayor número de módulos de sistemas solares. En este caso, instalamos 96 módulos con una potencia fotovoltaica de 31 kWp.

Pero lo mejor viene ahora, cuando analizamos todo el ahorro que esta instalación fotovoltaica supone.

Este caso real de autoconsumo industrial se obtiene una producción de energía de 56.030 de manera anual. Lo que supone para Frutas Belinda un ahorro anual de electricidad del 30,71%. Una cifra que ya de por sí justifica esta instalación.

Veamos el impacto desde el punto de vista de la sostenibilidad. Recordemos que esta es la segunda gran ventaja del autoconsumo. Esta instalación está evitando unas emisiones de CO2 de 22085,676 kg. Del mismo modo, las toneladas de petróleo ahorradas son 41,47.

Llegados a este punto, es posible que te estés preguntando por los costes. Otro de los aspectos que son siempre objeto de nuestro estudio es cuánto tiempo tardará la empresa en amortizar esta inversión. En este caso, el plazo de amortización calculado, teniendo en cuenta el ahorro que supone, es de 4,5 años. Un período de tiempo muy corto comparado con la vida útil de la instalación.

Tu negocio podría ser el próximo caso de éxito de autoconsumo

Ahora que conoces los beneficios de la energía solar y otro de nuestros casos reales de éxito autoconsumo industrial, es hora de que analices tus cifras para dar el paso hacia la realidad del ahorro.

Si aún tienes dudas, te invitamos a leer este artículo en el que realizamos una comparativa de datos reales.

Analizamos un nuevo caso real de autoconsumo industrial en Huelva: Agropecuaria Pajaritos

El ahorro en la factura eléctrica y la reducción en los niveles de contaminación alcanzados por una instalación fotovoltaica se maximizan en una instalación industrial en la que las necesidades energéticas son mayores que en una instalación doméstica. Estas son las dos razones fundamentales que cada vez hacen decidirse a más empresas por el autoconsumo.

Razones a la que ahora se suman las nuevas ayudas para el autoconsumo. Y es que el IDAE aprobó un paquete de ayudas del que hablamos en nuestro último artículo sobre subvenciones al autoconsumo y cómo conseguirlas.

Pero como lo que nos gustan son los datos concretos, hoy analizamos un nuevo caso de éxito real de una de las empresas que se han decidido por el autoconsumo industrial, y ya está ahorrando en su factura eléctrica: Agropecuaria Pajaritos.

Detallando la instalación de autoconsumo industrial de la empresa Agropecuaria Pajaritos

Situada en la provincia de Huelva, entre San Juan del Puerto y Gibraleón, esta compañía agropecuaria cuenta con un enorme terreno para sus cultivos. Actualmente, una parte de esa superficie se ha destinado al montaje de un sistema de placas solares para aprovechar la energía que ofrece el sol en la zona.

En este caso se han destinado 600 metros cuadrados para una instalación formada por 304 módulos. Esta vez el montaje ha sido directamente en el suelo, ya que la superficie con la que cuenta Agropecuaria Pajaritos así lo ha permitido. Pero aquellas empresas que no cuentan con extensión de terreno disponible pueden desti8nar a tal fin los tejados y cubiertas. Zonas frecuentemente desaprovechadas a las que se les puede sacar mucho partido.

Continuando con el análisis de la empresa onubense, se ha instalado una potencia fotovoltaica de 100,32 KWh. Esto supone una producción de energía eléctrica anual de 173.554,96 KWh.

Una instalación de este tamaño le proporciona a la empresa un ahorro del 17,12% anual en la factura eléctrica. Teniendo en cuenta la inversión inicial y este considerable ahorro, el plazo de amortización de esta instalación fotovoltaica de autoconsumo industrial es de solo cinco años.

La segunda de las razones de peso, los beneficios medioambientales, también nos dejan interesantes datos en esta instalación. El uso de energía solar para la producción de electricidad a estos niveles evita unas emisiones de CO2 de 61.776,35 Kg, lo que es equivalente a la plantación de 2.562 árboles. Además, supone un ahorro de 116 toneladas de petróleo.

Agropecuaria Pajaritos es un ejemplo más de la tendencia al alza de las instalaciones fotovoltaicas.

¿Quieres ser el próximo caso de autoconsumo industrial?

Para que un proyecto de autoconsumo industrial sea seguro es vital un estudio previo que nos asegure el máximo ahorro energético, lo que se consigue con la minimización de los excedentes y el máximo aprovechamiento de la energía producida. Por eso, todos los proyectos deben ser estudiados al detalle y totalmente personalizado para adaptar el montaje e instalación a las características y necesidades de cada cliente.

¿Quieres conocer cuál sería el ahorro en tu caso concreto? Contacta con nosotros y solicita tu estudio personalizado.

Analizamos un nuevo proyecto de autoconsumo industrial: Talleres Casilda

Cada día más empresas lo tienen claro a la hora de apostar por autoconsumo eléctrico. Hoy hablamos de un nuevo proyecto, el de la empresa Talleres Casilda. Esta empresa gaditana decidió pasarse al autoconsumo industrial y beneficiarse de las ventajas de contar con una instalación fotovoltaica.

Recordamos que una instalación de autoconsumo persigue generar electricidad valiéndose de recursos naturales, en este caso de la luz solar. Por lo que en las horas de luz solar las instalaciones están generando electricidad, que está siendo aprovechada por la instalación.

Una instalación fotovoltaica destinada al autoconsumo industrial genera un ahorro notable en costes. Y este ahorro en costes supone un importante descenso de la factura eléctrica.

En un artículo anterior, hablamos del detalle de ahorro de uno de nuestros clientes, que quería saber cuánto estaba ahorrando en su factura desde que se pasó al autoconsumo industrial. Puedes ver las conclusiones del ahorro eléctrico en esta instalación de autoconsumo industrial en este artículo.

Pero el paso hacia el autoconsumo no supone sólo beneficios en lo relativo a ahorro de costes, también implica contribuir al medioambiente. El autoconsumo a través de la energía solar reduce considerablemente el impacto en el planeta. A continuación, veremos cómo se reduce este impacto con el ejemplo de la instalación de autoconsumo de Talleres Casilda.

Detallando la instalación de autoconsumo industrial de la empresa Talleres Casilda

Talleres Casilda es una empresa de mecánica situada en una zona industrial del municipio de Algeciras, en la provincia Cádiz. Estaremos de acuerdo en que sería casi un pecado no aprovechar para tal fin los 330 días del sol que de media tiene la provincia.

Su instalación fotovoltaica está compuesta por 20 módulos montadas en una superficie de 40 metros cuadrados. Esto supondrá a la empresa un ahorro eléctrico del 25% anual.

Desde el punto de vista del impacto en el medio ambiente, este montaje para autoconsumo industrial evitará la emisión de 3628,73 kg de CO2 a la atmósfera y un equivalente a 6,81 toneladas de petróleo serán ahorradas.

Una instalación de placas solares como esta destinadas al autoconsumo industrial equivale a la plantación de 150 árboles. Como se puede ver, se reduce de manera considerable el impacto en el medioambiente.

Somos conscientes de que la instalación de autoconsumo supone una inversión inicial para la empresa, por lo que también analizamos el tiempo que se tarda en amortizarla. En esta en concreto, que produce cada año de 9.600 kWh, el plazo de amortización de la instalación será de solo cinco años.

Hoy por hoy, queda claro que el autoconsumo fotovoltaico es la manera más eficiente de ahorrar en la factura eléctrica, tanto para industrias como para particulares, pues las instalaciones domésticas también pueden beneficiarse. En Enaltia Solar realizamos siempre un proyecto personalizado para cada instalación, para que el ahorro sea máximo. Si quieres saber cuánto puedes ahorrar en tu factura eléctrica, contacta con nosotros y realizaremos un estudio personalizado.

La empresa del sector gráfico, Gráficas Muriel, se suma al ahorro con autoconsumo

Hoy os traemos un nuevo caso de éxito gracias a la decisión de la empresa Gráficas Muriel de apostar por el autoconsumo industrial. Se trata de una gran instalación fotovoltaica para el autoconsumo que le dará a la empresa un gran ahorro en costes, y la situará a la vanguardia de su sector en materia de sostenibilidad.

Aunque el autoconsumo genera ahorro para cualquiera, sea una instalación doméstica o de mayor tamaño, es en las instalaciones industriales donde su ahorro en términos absolutos es más notable. Ya que son las empresas las grandes consumidoras de energía.

Cada vez más empresas deciden apostar por el autoconsumo por esta razón. Además, el autoconsumo industrial por medio de instalaciones fotovoltaicas supone una gran contribución al cuidado del planeta y a la lucha contra el cambio climático. Esto se debe al uso de energías renovables, como es la solar, para generar electricidad.

La empresa Gráficas Muriel ha querido unirse al grupo, cada vez mayor, de empresas que se benefician del autoconsumo industrial. Y ahora cuentan con unas instalaciones fotovoltaicas preparadas para generar ese significativo ahorro.

Detallando la instalación de autoconsumo para la empresa

Gráficas Muriel S.A. es una empresa de producción gráfica, impresión y encuadernación situada en un polígono industrial de Getafe, en Madrid. Aprovechando los abundantes días de sol, hemos instalado 702 módulos de placas solares en una superficie de 1.404 metros cuadrados.

Esta gran instalación supondrá a la empresa un ahorro eléctrico cercano al 30% anual.

Pero el uso de energía renovables no solo beneficia a la empresa, sino que también cuida del planeta. Ya que solo este montaje evitará 175.810,69 kg de emisiones de CO2 a la atmósfera y ahorrará el equivalente a 330,12 toneladas de petróleo.

Una instalación de esta magnitud equivale a la plantación de más de siete mil árboles.

Teniendo en cuenta la inversión realizada por la empresa Gráficas Muriel y el ahorro en que se va a traducir, el plazo de amortización de estas instalaciones se estima en solo cinco años.

¿Por qué deberías pasarte al autoconsumo industrial?

Es cierto que las instalaciones fotovoltaicas requieren una gasto inicial, como cual inversión. Sí, porque una instalación de autoconsumo es una INVERSIÓN. Y está demostrado que se recupera en forma de ahorro en la factura. Por lo que es una inversión RENTABLE. De hecho, el plazo de amortización suele ser pocos años, y la vida de la instalación muchísimo mayor.

Otro punto a favor del autoconsumo industrial es que puede ser utilizada desde el minuto uno tras su instalación. Una vez terminamos el montaje, comienza la generación de energía de manera inmediata. Además, la instalación se sitúa en lugares que no generan molestias a la actividad de la empresa y habitualmente desaprovechados, como las cubiertas de los edificios.

Sin olvidar que apostar por la sostenibilidad y el medioambiente mejorará la imagen de tu marca en cuanto a la responsabilidad social. Las empresas son las que más energía consumen y las que más deben apostar por ser sostenibles y ecofriendly.

Si quieres saber cuánto puedes ahorrar en la factura eléctrica de tu empresa, contacta con nosotros para un presupuesto personalizado.

¿Cuánto estoy ahorrando con mi instalación de autoconsumo?

La realidad del ahorro de autoconsumo en un caso de éxito de frío industrial

El fin último en una instalación de autoconsumo no es otro que el ahorro. En instalaciones domésticas el ahorro energético es ya muy notable, pero cuando se trata de una instalación de autoconsumo industrial la reducción del gasto es mucho más notable, pues las empresas son las grandes consumidoras de energía. Si además hablamos de una instalación de frío industrial, la ecuación se dispara, ya que se trata de instalaciones con una gran demanda energética.

Si afinamos el objetivo, lo que perseguimos con una instalación de autoconsumo es el máximo aprovechamiento de la energía que se genera. Es decir, más que producir excedentes, buscamos aprovechar la máxima energía producida posible. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: el excedente tiene menor rentabilidad que el autoconsumo.

¿Podemos vender el excedente energético que producimos? Sí, pero ¿a qué precio? A un precio mucho menor del que pagamos la energía.

Vamos a explicarlo con un ejemplo práctico, basado en el caso de uno de nuestros clientes. Se trata de una instalación de frío industrial en Sevilla que consume energía durante todo el día, y que ha apostado por el autoconsumo en 2020. El cliente ha observado notablemente el ahorro, pero quería saber cuánto exactamente estaba ahorrando, y nos pidió un análisis de su gasto y ahorro energético.

Empecemos por el principio. La curva de producción y consumo energético.

Comportamiento instalación autoconsumo frío industrial
Comportamiento de la instalación en 24 horas

El gráfico anterior muestra, en naranja, el comportamiento de la instalación en un día, es decir, el consumo de la instalación durante 24 horas; y la energía autoproducida que se consume en azul. Cuando el autoconsumo supera al consumo energético (pequeñas áreas en verde) nos indica que tenemos excedentes. Bien, primer objetivo logrado. Como vemos, el excedente es mínimo, y casi el total de la energía producida se invierte en la que consume la instalación.

¿Y esto qué significa en términos de ahorro energético? Pues ni más menos que la instalación está aprovechando al máximo la energía generada, en la forma más rentable para la empresa: el autoconsumo, ya que al disponer de más energía fruto del autoconsumo, necesitará recurrir en menor medida a la red eléctrica. Y, al tener tan pocos excedentes, será amortizada en un plazo inferior a cuatro años.

¿Cuánto ahorra exactamente la empresa con la instalación de frío industrial?

Pero no nos olvidemos de lo importante. Nuestro cliente quería saber cuánto ahorra exactamente. Para ello, hemos hecho una comparativa de su consumo eléctrico de pago en los últimos tres años. En 2018 y 2019 la empresa se alimentaba de la red eléctrica tradicional; en 2020 comienza a funcionar con su instalación de autoconsumo. Para más detalle, segmentamos los datos en las tres franjas horarias del día. Y así, comparamos cuánto ha consumido cada mes y en cada franja horaria con y sin instalación de autoconsumo.

Comparativa consumo energético instalación frío industrial
Comparativa de consumo en tres años
  • Podemos ver que la instalación consume durante los tres periodos horarios, pues hemos dicho que consume durante todo el día.
  • También podemos observar que la instalación consume mucha más energía en los meses de verano.
  • Y, si nos fijamos en las barras grises, que se corresponden con 2020, cuando ya tenemos la instalación de autoconsumo, observamos cómo se reduce el consumo de energía (de pago) en los períodos diurnos.
  • En la tabla independiente se detalla la energía producida por la instalación. Y en la tabla mayor, se pueden apreciar reducciones de energía comprada en algunos períodos. Sirvan como ejemplo: los meses de abril y mayo, que en P1 pasan de consumir más de cuatro mil kW a un consumo de poco más de mil kW.

Es decir, la instalación ha consumido la misma energía, pero con la diferencia de que ahora consume la energía que autogenera a través de su instalación. Queda demostrada la bajada de los consumos en los periodos P1 y P2 desde febrero de 2020, gracias a la energía producida por la instalación de tu consumo. Además, no podemos olvidar que el precio de la energía oscila a lo largo del día, y que en P1, la hora punta en la que la energía es más cara, es donde más estamos ahorrando.

Si quieres reducir el consumo de tu instalación industrial, no dudes en solicitar un estudio de tu caso y hacer realidad el ahorro energético.