La empresa del sector gráfico, Gráficas Muriel, se suma al ahorro con autoconsumo

Hoy os traemos un nuevo caso de éxito gracias a la decisión de la empresa Gráficas Muriel de apostar por el autoconsumo industrial. Se trata de una gran instalación fotovoltaica para el autoconsumo que le dará a la empresa un gran ahorro en costes, y la situará a la vanguardia de su sector en materia de sostenibilidad.

Aunque el autoconsumo genera ahorro para cualquiera, sea una instalación doméstica o de mayor tamaño, es en las instalaciones industriales donde su ahorro en términos absolutos es más notable. Ya que son las empresas las grandes consumidoras de energía.

Cada vez más empresas deciden apostar por el autoconsumo por esta razón. Además, el autoconsumo industrial por medio de instalaciones fotovoltaicas supone una gran contribución al cuidado del planeta y a la lucha contra el cambio climático. Esto se debe al uso de energías renovables, como es la solar, para generar electricidad.

La empresa Gráficas Muriel ha querido unirse al grupo, cada vez mayor, de empresas que se benefician del autoconsumo industrial. Y ahora cuentan con unas instalaciones fotovoltaicas preparadas para generar ese significativo ahorro.

Detallando la instalación de autoconsumo para la empresa

Gráficas Muriel S.A. es una empresa de producción gráfica, impresión y encuadernación situada en un polígono industrial de Getafe, en Madrid. Aprovechando los abundantes días de sol, hemos instalado 702 módulos de placas solares en una superficie de 1.404 metros cuadrados.

Esta gran instalación supondrá a la empresa un ahorro eléctrico cercano al 30% anual.

Pero el uso de energía renovables no solo beneficia a la empresa, sino que también cuida del planeta. Ya que solo este montaje evitará 175.810,69 kg de emisiones de CO2 a la atmósfera y ahorrará el equivalente a 330,12 toneladas de petróleo.

Una instalación de esta magnitud equivale a la plantación de más de siete mil árboles.

Teniendo en cuenta la inversión realizada por la empresa Gráficas Muriel y el ahorro en que se va a traducir, el plazo de amortización de estas instalaciones se estima en solo cinco años.

¿Por qué deberías pasarte al autoconsumo industrial?

Es cierto que las instalaciones fotovoltaicas requieren una gasto inicial, como cual inversión. Sí, porque una instalación de autoconsumo es una INVERSIÓN. Y está demostrado que se recupera en forma de ahorro en la factura. Por lo que es una inversión RENTABLE. De hecho, el plazo de amortización suele ser pocos años, y la vida de la instalación muchísimo mayor.

Otro punto a favor del autoconsumo industrial es que puede ser utilizada desde el minuto uno tras su instalación. Una vez terminamos el montaje, comienza la generación de energía de manera inmediata. Además, la instalación se sitúa en lugares que no generan molestias a la actividad de la empresa y habitualmente desaprovechados, como las cubiertas de los edificios.

Sin olvidar que apostar por la sostenibilidad y el medioambiente mejorará la imagen de tu marca en cuanto a la responsabilidad social. Las empresas son las que más energía consumen y las que más deben apostar por ser sostenibles y ecofriendly.

Si quieres saber cuánto puedes ahorrar en la factura eléctrica de tu empresa, contacta con nosotros para un presupuesto personalizado.

Huertos solares: montaje y rentabilidad

Las energías renovables son cada vez más utilizadas en la actualidad, especialmente la energía solar. Las instalaciones fotovoltaicas para conseguir esa energía están en auge. Existen varios tipos de instalaciones, desde grandes conjuntos de paneles solares hasta pequeñas placas fotovoltaicas para el autoconsumo privado. Pero en este post nos vamos a centrar en una variedad menos conocida: los huertos solares.

Los huertos solares son recintos comunitarios en los que se montan pequeñas instalaciones fotovoltaicas pertenecientes a distintos particulares. Estos inversores independientes comparten el terreno, las infraestructuras y los servicios adicionales, así como los gastos que conlleva tener los paneles solares.

Aunque su nombre más común es el de huertos solares, también puedes verlos como huertas solares, campos solares o granjas solares. El motivo es su similitud con un huerto en el que se localizan parcelas de diferentes propietarios.

El objetivo por el que surgieron los huertos solares es conseguir energía a pequeña escala mediante la luz del sol para venderla a la red eléctrica. De este modo, los inversores independientes obtienen beneficios con esas ventas. Sin embargo, la finalidad de los huertos solares no es siempre vender la energía generada; también es consumirla.

Ahora que ya sabes qué son los huertos solares, veamos cómo se montan y qué rentabilidad se puede obtener de ellos.

El montaje

Lo primero que se necesita para montar un huerto solar es un recinto suficientemente amplio para albergar todas las parcelas de los distintos propietarios. Este recinto deberá ser más amplio cuanto mayor sea el número de participantes en el campo solar.

En segundo lugar, es necesario tener diversos inversores para poder compartir la inversión y el resto de los gastos que supone el montaje del huerto. No debemos olvidar que el fin de este tipo de instalaciones fotovoltaicas es crear una comunidad para repartir tanto costes como beneficios. Por ello, el grupo de asociados es un elemento fundamental desde el principio, antes incluso que la creación en sí del huerto solar.

El siguiente paso en el montaje de los huertos solares es buscar una empresa especializada en este tipo de instalaciones fotovoltaicas. Este es un punto clave, puesto que la calidad, el presupuesto y los resultados dependerán de la compañía con la que se trabaje. También se debe empezar a llevar a cabo todos los trámites legales para poder producir y vender energía solar.

En principio, la instalación y montaje de los huertos solares pueden parecer un proceso muy costoso. Sin embargo, a largo plazo es una inversión más que rentable.

Rentabilidad de los huertos solares

En general, las instalaciones fotovoltaicas son bastante rentables, ya que se trata de energía renovable que producen electricidad lista para consumir, evitando así el consumo desde la red eléctrica de la calle. No obstante, los huertos solares presentan una rentabilidad mayor, puesto que la inversión inicial y los costes son compartidos entre los propietarios.

Los huertos solares tienen menos costes de generación de energía que otros métodos de producción de esta. Además, solo es necesario las placas solares y el sistema para almacenar la energía generada.

Pero, sin lugar a duda, la gran ventaja de los huertos solares es la comunidad de propietarios formada. Gracias a esta unión, la inversión necesaria para ponerlo en marcha y los gastos del recinto quedan divididos entres todos los miembros.

Además, las compañías eléctricas están cada vez más interesadas en las energías renovables, lo que facilita la venta para aquellos que tengan un huerto solar. En definitiva, suponen una inversión más pequeña, generan energía para el autoconsumo y permiten la venta del excedente producido. En Enaltia somos expertos en el montaje de huertos solares. Ponte en contacto con nosotros para más información.

¿Cómo funciona una instalación fotovoltaica para autoconsumo industrial?

Cada vez más empresas deciden pasarse al autoconsumo industrial a través de instalaciones fotovoltaicas. Y es que, teniendo en cuenta las condiciones climatológicas de nuestro país, debemos aprovechar los beneficios del sol.

El autoconsumo surge como consecuencia del ahorro energético, ya que se trata de producir mediante una instalación la energía para consumo propio. La generación de energía propia permite ahorrar energía proveniente de otras fuentes, como los combustibles fósiles. En la búsqueda de ese ahorro energético surgieron las instalaciones fotovoltaicas para el autoconsumo.

Una instalación fotovoltaica para el autoconsumo industrial consiste en paneles solares, cableado y un inversor solar, que transforman la radiación solar en electricidad. Las placas solares se instalan en la cubierta para captar mayor luz solar y transforman esa luz en energía. La energía viaja hasta el inversor fotovoltaico, situado en una sala del edificio, donde la energía eléctrica continua se transforma en corriente alterna. La corriente alterna está lista para ser consumida por los equipos eléctricos de la industria.

Cuando una compañía cuenta con una instalación fotovoltaica para el autoconsumo industrial pueden ocurrir tres situaciones. La primera y más difícil es que consuma los mismo que produce.

La segunda es que consuma más energía que la producida. En este caso, se comienza a usar electricidad de la red de sistema eléctrico. Por esta razón, se debe mantener la conexión con la distribución generalista, aunque solo se utilice en estos casos.

La tercera situación tiene lugar cuando se produce más energía que la consumida. Al contrario que en la anterior, ahora el exceso de energía es enviado al sistema eléctrico general.

Ventajas de las instalaciones fotovoltaicas para el autoconsumo industrial

Contar con instalaciones fotovoltaicas para el autoconsumo industrial presenta una serie de ventajas para las empresas:

  • Es una fuente de energía independiente al sistema eléctrico.
  • Es sostenible con el medioambiente al tratarse de una fuente energía renovable.
  • Ecofriendly. No solo se trata de fuentes renovables, si no que además su uso no daña al medioambiente, reduciendo las emisiones de gases nocivos.
  • Mejora la imagen de marca de las empresas, desde el punto de vista de la responsabilidad social.
  • Optimiza el espacio disponible, aprovechando las cubiertas para obtener electricidad.
  • La instalación y puesta en marcha no afectan a la actividad de la empresa. Además, gracias a las últimas medidas gubernamentales, es rápida y simple.
  • Las instalaciones fotovoltaicas tienen una duración de unos 25 años, por lo que la inversión inicial está más que amortizada.
  • Ofrecen un gran beneficio económico. Se puede conseguir hasta un 75% de ahorro en costes.
  • En caso de producir más energía eléctrica de la necesaria, es posible vender el excedente. Esto incrementaría el ahorro en gran medida.
  • El autoconsumo industrial es totalmente válido para cualquier tipo de industrias. Solo es necesario un espacio con suficiente luz solar donde instalar los paneles.

En Enaltia Solar somos expertos en instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo industrial. Realizamos presupuestos personalizados a las empresas para que vayas un paso más allá en el ahorro de tus costes.

Autoconsumo industrial como gran alternativa energética

Las energías renovables son ya una tendencia al alza que nada ni nadie podrá parar. Los bajos costes de la instalación y el mantenimiento las han convertido en la alternativa sostenible que todos estaban buscando. Es más, su crecimiento ha alcanzado unos niveles que permiten disfrutarlas en grandes superficies. Sí, el autoconsumo industrial ya es posible.

Este auge, que será más presente todavía en la próxima década, va parejo con el compromiso de las empresas por respetar el medio ambiente. Cada vez son más las que deciden dar este paso que las llevará directas al futuro.

¿Y por qué supone un avance? Porque no solo será bueno para el planeta, también servirá para mostrar una imagen innovadora y sostenible, lo que supone ocupar un papel destacado en cualquier sector.

Paneles fotovoltaicos para el autoconsumo industrial

Si te ha convencido la idea de pasarte al bando de las energías renovables, ahora toca decidir la más adecuada, según las necesidades de la gran superficie. Por ejemplo, la de tipo fotovoltaico es la más rentable por la facilidad de acceder a la energía que ofrece el sol. Además, requiere de unos gastos mínimos, pues la instalación requiere de poca dificultad.

Pero claro, antes hay que conocer en qué consiste el autoconsumo solar industrial. Te lo resumimos, punto por punto:

  • ¿Cuánta energía puede conseguir? Las instalaciones son de mediana potencia, llegando a un megavatio.
  • ¿Cuándo llega a la máxima rentabilidad? En el momento que consume toda la energía solar que ha generado, sin acumularse.
  • ¿Cuáles son las grandes superficies más adecuadas para el autoconsumo industrial? Centros comerciales, hospitales, complejos hoteleros, edificios de oficinas o fábricas.

En cuanto al último punto, debemos considerar que son lugares donde se consume una gran cantidad de electricidad. Por lo tanto, alternativas como esta suponen una solución a ese problema.

Así que, si quieres beneficiarte de todas las ventajas que ofrece la energía fotovoltaica, en Enaltia Solar podemos ayudarte a hacerlo realidad. ¡La luz solar será tu futuro!

Diferencia entre energía solar térmica y fotovoltaica

Si estás aquí, seguramente es porque quieres conocer la diferencia entre la energía solar fotovoltaica y la térmica. Quizá estés interesado o interesada en una instalación o simplemente tienes curiosidad. Es normal que te hagas la pregunta, ya que normalmente se habla de “energía solar” a secas. Pero sí, existen principalmente dos fuentes de energía renovables obtenidas de la radiación solar.

Energía solar térmica

La energía termosolar o solar térmica es aquella que se obtiene para generar calor. Por ello, puede aprovecharse para cocinar alimentos o la producción de agua caliente. No obstante, también es posible generar energía eléctrica a partir de ella calentando agua hasta producir vapor.

La forma más habitual de captar y almacenar la energía solar térmica es mediante placas solares, aunque también es posible hacerlo mediante canales de aire o tubos de vacío.

Energía solar fotovoltaica

Por su parte, la energía solar fotovoltaica aprovecha la energía del sol para producir electricidad a través de células fotovoltaicas. Estas son dispositivos electrónicos que permiten transformar la energía lumínica en energía eléctrica.

Habitualmente se emplea para producir grandes cantidades de energía mediante redes de distribución, pero también es muy solicitada para abastecer de electricidad zonas aisladas de la red eléctrica que pueden disfrutar de electricidad gracias a sistemas fotovoltaicos. En ese sentido, la energía solar fotovoltaica es perfectamente válida tanto para pequeños autoconsumos como autoconsumo industrial.

Diferencias

La principal diferencia entre la energía termosolar y la solar fotovoltaica es que mientras la primera transforma la radiación solar en calor, la segunda la convierte en energía eléctrica mediante un proceso químico, gracias a las células fotovoltaicas. Así que ni el tipo de energía ni la forma de generarla es la misma.

Hemos visto que uno de los usos más comunes de la energía solar térmica es para generar agua caliente sanitaria en los hogares. Una ventaja de la solar fotovoltaica es que también puede utilizarse para el mismo fin, accionando un circuito eléctrico que caliente el agua. Si bien el sistema térmico no precisa de ningún elemento eléctrico para funcionar.

Pero existe un factor que está marcando la diferencia y declinando la balanza en favor de la energía solar fotovoltaica. Se trata de su capacidad de autoconsumo. En Enaltia Solar somos experto en este tipo de instalaciones, por lo que podemos asesorarte en cuanto necesites sin ningún tipo de compromiso.