Ventajas y desventajas del autoconsumo solar

El autoconsumo de energía solar es una opción que cada vez llevan a cabo más particulares debido a sus ventajas a largo plazo, sobre todo económicas. Hablaremos en concreto de la energía solar fotovoltaica. Frente a la energía solar termoeléctrica, que se obtiene a través del calor del sol, la energía solar fotovoltaica se genera mediante el uso de células que transforman la luz del sol en electricidad. Antes de apostar por esta forma de energía eléctrica sostenible, siempre surgirá la duda: ¿qué ventajas y desventajas encontramos a la hora de instalar autoconsumo solar en nuestra vivienda o negocio? ¿De verdad merece la pena?

¿Son todo ventajas en el autoconsumo solar?

Optar por el autoconsumo de energía solar tiene asociadas algunas características que, sin ser desventajas, hay que tener en cuenta. En primer lugar, tendremos que saber si se pueden instalar en nuestras viviendas. Y es que aún hay algunas cubiertas que no permiten fijar los paneles solares o que hacen el proceso más costoso.

En cuanto al coste, es obvio que adquirir e instalar el sistema de autoconsumo requiere hacer una inversión. Y es por eso que se puede pensar que no es la mejor opción para personas o familias que tienen previsto cambiar de domicilio en poco tiempo. Sin embargo, esto no es del todo así y su instalación es precisamente eso, una inversión. Y es que, además de que se convertirá en un importante ahorro a medio plazo, el incremento que supone en el valor del inmueble hace que la inversión sea rentable aun teniendo la intención de cambiar de domicilio. Por lo que esto también se convierte en otra ventaja, caso de decidir poner la casa en venta. Veamos el resto.

¿Cuáles son las ventajas de la energía fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica y el autoconsumo suponen importantes ventajas para el usuario. Y también para el entorno. Es renovable, no contamina, contribuye al desarrollo sostenible y está disponible en cada rincón del planeta. Además, su implantación genera un importante volumen de empleo.

Se trata de una tecnología que, una vez instalada, tiene un fácil mantenimiento, por lo que su implantación es muy apta en zonas rurales o aisladas. Y su uso propicia que los países dependan menos de importaciones energéticas, aumentando la riqueza local. Es adaptable, ecológica, reduce el uso de combustibles fósiles y se puede utilizar tanto a pequeña como a gran escala.

Para el consumidor, en concreto, la gran ventaja que supone es la del ahorro. Aunque inicialmente entraña un desembolso la adquisición e instalación del sistema, se traducirá en un ahorro que, además, será mayor conforme va pasando el tiempo.

Por último, conviene recordar que los paneles solares son cada vez más eficientes y recogen la luz del sol incluso en días nublados, lo que desmiente un extendido falso mito.

El futuro de la energía

Como veis, las ventajas del autoconsumo mediante energía solar fotovoltaica son tan numerosas como variadas. En resumen, apostar por la energía solar repercute beneficiosamente tanto en el planeta como en tu economía. El autoconsumo es el futuro de la energía sostenible y, para cada vez más usuarios, el presente en sus hogares y negocios.