¿Cómo compensar los excedentes del autoconsumo con la tarifa regulada?

El Real Decreto 244/2019 marcó un antes y un después en el consumo energético, impulsando a las renovables como una alternativa a tener en cuenta para lograr el ahorro. Una de las novedades de la nueva legislación fue la posibilidad de compensar los excedentes generados por el autoconsumo, influyendo directamente en la tarifa regulada y la tarifa libre de acceso al mercado eléctrico.

¿Qué es la compensación por excedentes?

Se trata de una modalidad del autoconsumo en la que los excedentes energéticos producidos por la instalación renovable compensan parte del coste de acceso a la red eléctrica. De esta forma, la factura de la luz verá reducido su precio gracias a los períodos en los que exportamos nuestra propia energía a dicha red.

También existe la opción de generar excedentes y no acogerse a la compensación energética. En este caso, lo que el consumidor hace es vender directamente su propia energía sobrante a las compañías eléctricas, mediante unos precios fijados por estas.

En el siguiente artículo puedes conocer con más detalle en qué consiste el autoconsumo con excedentes y cómo aprovechar tu instalación para acogerte a la compensación de la que te hablamos. También puedes comprobar un ejemplo de cómo ahorrar con una instalación de autoconsumo gracias a la generación de excedentes.

¿Y la tarifa regulada?

También conocida como Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Es un sistema que fija el precio de los peajes de acceso a la electricidad para aquellos consumidores que tienen un contrato con comercializadoras de referencia.

Estos precios van variando según la oferta y la demanda, siendo fijados por las compañías eléctricas. La hora del día determinarán si nos encontramos en un período más caro o más barato para el consumo. Puedes consultar los precios en ESIOS.

Como seguramente ya sabrás, hace poco se fijaron nuevos períodos de tarifas eléctricas con las que el autoconsumo fotovoltaico se presenta como una alternativa de ahorro en el precio.

Para tu información, la otra opción es la de recurrir a tarifas pactadas en el contrato entre el cliente y las comercializadoras libres. En este caso, la compensación depende de la empresa y sus condiciones para la tarifa.

¿Es mejor compensar o vender los excedentes del autoconsumo con una tarifa regulada?

Con toda esta información, y si tienes una tarifa regulada, te preguntarás cuál de las dos opciones posibles con los excedentes es la más adecuada. Desde nuestro punto de vista, como profesionales del autoconsumo fotovoltaico, nuestra recomendación es que compensar es mejor que vender directamente.

¿Por qué? Por una serie de circunstancias que hacen que su proceso sea mucho más sencillo y rentable económicamente con la compensación de excedentes:

  • No te conviertes en productor, por lo que no es necesario darse de alta en el Registro de Productores (RAIPRE).
  • Ahorras el 7 % del impuesto sobre el valor de la producción de energía eléctrica.
  • Evitas pagar otros impuestos derivados de la venta de los excedentes, un factor que también influye en el ahorro económico.

Para profundizar en el tema y resolver tus dudas, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo y así recibir un asesoramiento personalizado según tu tipo de tarifa y la instalación de autoconsumo que necesites para compensar.

¿Cuánto estoy ahorrando con mi instalación de autoconsumo?

La realidad del ahorro de autoconsumo en un caso de éxito de frío industrial

El fin último en una instalación de autoconsumo no es otro que el ahorro. En instalaciones domésticas el ahorro energético es ya muy notable, pero cuando se trata de una instalación de autoconsumo industrial la reducción del gasto es mucho más notable, pues las empresas son las grandes consumidoras de energía. Si además hablamos de una instalación de frío industrial, la ecuación se dispara, ya que se trata de instalaciones con una gran demanda energética.

Si afinamos el objetivo, lo que perseguimos con una instalación de autoconsumo es el máximo aprovechamiento de la energía que se genera. Es decir, más que producir excedentes, buscamos aprovechar la máxima energía producida posible. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: el excedente tiene menor rentabilidad que el autoconsumo.

¿Podemos vender el excedente energético que producimos? Sí, pero ¿a qué precio? A un precio mucho menor del que pagamos la energía.

Vamos a explicarlo con un ejemplo práctico, basado en el caso de uno de nuestros clientes. Se trata de una instalación de frío industrial en Sevilla que consume energía durante todo el día, y que ha apostado por el autoconsumo en 2020. El cliente ha observado notablemente el ahorro, pero quería saber cuánto exactamente estaba ahorrando, y nos pidió un análisis de su gasto y ahorro energético.

Empecemos por el principio. La curva de producción y consumo energético.

Comportamiento instalación autoconsumo frío industrial
Comportamiento de la instalación en 24 horas

El gráfico anterior muestra, en naranja, el comportamiento de la instalación en un día, es decir, el consumo de la instalación durante 24 horas; y la energía autoproducida que se consume en azul. Cuando el autoconsumo supera al consumo energético (pequeñas áreas en verde) nos indica que tenemos excedentes. Bien, primer objetivo logrado. Como vemos, el excedente es mínimo, y casi el total de la energía producida se invierte en la que consume la instalación.

¿Y esto qué significa en términos de ahorro energético? Pues ni más menos que la instalación está aprovechando al máximo la energía generada, en la forma más rentable para la empresa: el autoconsumo, ya que al disponer de más energía fruto del autoconsumo, necesitará recurrir en menor medida a la red eléctrica. Y, al tener tan pocos excedentes, será amortizada en un plazo inferior a cuatro años.

¿Cuánto ahorra exactamente la empresa con la instalación de frío industrial?

Pero no nos olvidemos de lo importante. Nuestro cliente quería saber cuánto ahorra exactamente. Para ello, hemos hecho una comparativa de su consumo eléctrico de pago en los últimos tres años. En 2018 y 2019 la empresa se alimentaba de la red eléctrica tradicional; en 2020 comienza a funcionar con su instalación de autoconsumo. Para más detalle, segmentamos los datos en las tres franjas horarias del día. Y así, comparamos cuánto ha consumido cada mes y en cada franja horaria con y sin instalación de autoconsumo.

Comparativa consumo energético instalación frío industrial
Comparativa de consumo en tres años
  • Podemos ver que la instalación consume durante los tres periodos horarios, pues hemos dicho que consume durante todo el día.
  • También podemos observar que la instalación consume mucha más energía en los meses de verano.
  • Y, si nos fijamos en las barras grises, que se corresponden con 2020, cuando ya tenemos la instalación de autoconsumo, observamos cómo se reduce el consumo de energía (de pago) en los períodos diurnos.
  • En la tabla independiente se detalla la energía producida por la instalación. Y en la tabla mayor, se pueden apreciar reducciones de energía comprada en algunos períodos. Sirvan como ejemplo: los meses de abril y mayo, que en P1 pasan de consumir más de cuatro mil kW a un consumo de poco más de mil kW.

Es decir, la instalación ha consumido la misma energía, pero con la diferencia de que ahora consume la energía que autogenera a través de su instalación. Queda demostrada la bajada de los consumos en los periodos P1 y P2 desde febrero de 2020, gracias a la energía producida por la instalación de tu consumo. Además, no podemos olvidar que el precio de la energía oscila a lo largo del día, y que en P1, la hora punta en la que la energía es más cara, es donde más estamos ahorrando.

Si quieres reducir el consumo de tu instalación industrial, no dudes en solicitar un estudio de tu caso y hacer realidad el ahorro energético.