01 abril - 2020

Hace unas semanas, presentamos una ponencia sobre el autoconsumo industrial para las empresas como una alternativa eficiente y sostenible. Hablamos de sus múltiples ventajas con el objetivo de impulsar la integración de este sistema energético en el tejido productivo.

El sector industrial y empresarial, en muchas ocasiones, emplea recursos energéticos procedentes de fuentes no renovables que, además de generar altos costes económicos, no son positivos para el medio ambiente. Por ello, es necesario que el autoconsumo en las empresas experimente un notable crecimiento y así dirigir la mirada hacia una transición energética. La independencia energética que proporciona el sistema de autoconsumo permite a las empresas estar un paso más cerca del futuro de la energía.

Estas instalaciones permiten producir y generar nuestra propia energía aprovechando la luz solar mediante paneles fotovoltaicos. Una apuesta innovadora con múltiples ventajas, y cuya elección denota también una responsabilidad ecológica y social por parte de las empresas. De hecho, son cada vez más las empresas que abogan en la actualidad por integrar este sistema y, al tiempo, reducir notablemente los costes en suministros.

El autoconsumo industrial solar supone una fuente inagotable de energía con una larga duración. Y no requiere una alta inversión de mantenimiento, por lo que se trata de un sistema muy eficiente que aportará grandes beneficios a medio plazo.

Más ventajas del autoconsumo industrial

1. Reduce considerablemente el gasto eléctrico.

2. Es una energía libre de emisionescontaminantes respetuosa con el medio ambiente.

3. Minimiza el consumo de energía externa en nuestra infraestructura.

4. Aumento de la competitividad. La energía solar fotovoltaica que se consume en el proceso de producción se amortiza a lo largo del tiempo. Esto genera bajos costes y precios más bajos que ofrecer a los clientes.

5. Contribuye a mejorar la imagen de nuestra empresa y nuestra posición en el mercado, reforzando nuestra imagen como empresa comprometida y respetuosa con el entorno.

6. Su instalación no es compleja ni requiere grandes plazos de tiempo.

Como vemos, la apuesta por el autoconsumo industrial no se traduce solo en un ahorro económico, sino que es un elemento diferenciador y casi imprescindible para toda empresa que quiera situarse en el estándar de sostenibilidad que se requiere hoy.