Mantenimiento de placas solares. ¿Cómo llevarlo a cabo?

¿Ya tienes lista tu instalación fotovoltaica? ¡Estupendo! Seguro que ya habrás comprobado las ventajas del autoconsumo energético y vas de camino a lograr la rentabilidad de la inversión. Eso sí, no puedes olvidarte del mantenimiento de las placas solares si quieres que el sistema funcione a pleno rendimiento. Si no lo haces, puedes sufrir algunos de los problemas que te describimos en el primer apartado de este artículo.

Posibles daños en las placas fotovoltaicas

Antes que nada, no queremos alarmarte más de la cuenta. Los inconvenientes no son habituales, pero todo depende del correcto cuidado de la instalación y de otros factores externos que debes tener en cuenta:

  • Fisuras o roturas en el cristal protector del panel.
  • Exceso de temperatura en algunas células de la placa, ya sea por errores de montaje o problemas del material, como las ya mencionadas roturas.
  • Filtraciones de humedad y agua, debido al desprendimiento del encapsulado.
  • Desgaste por el polvo y otro tipo de suciedades, siendo el más habitual y ajeno a los fallos de montaje o material.

Estos problemas pueden repercutir negativamente en el rendimiento de la instalación. Ten en cuenta que un correcto mantenimiento prolonga la vida de la instalación hasta los 25 años, por lo menos

El proceso para el mantenimiento de placas solares

Para empezar, hay que dejar claro que el mantenimiento sigue una doble vía. En el caso de las revisiones técnicas, estas deben correr a cargo de especialistas en instalaciones de energía renovable, pues cuentan con los conocimientos necesarios para llevar a cabo una intervención de esta magnitud. Normalmente, el servicio de mantenimiento suele incluirse opcionalmente al contratar el servicio de instalación, a modo de cuota anual, para revisar posteriormente el cableado, las conexiones, el estado de las baterías, la toma de tierra o el atornillado.

Con respecto a la limpieza, esta sí puede realizarse por cualquier persona y solo hace falta lo siguiente: agua, jabón y una esponja (y un palo extensor si no llegas). Así de sencillo. Este proceso debe repetirse cada tres o cuatro meses, evitando así que se acumule demasiada suciedad en las placas fotovoltaicas y se vea afectado su rendimiento.

Consejos de utilidad para el mantenimiento y limpieza de las placas solares

  • La esponja debe ser suave, con la idea de cuidar al máximo el material de los paneles.
  • Aclarar el jabón con agua, pero no a presión. De esta última forma, también se podrían dañar los materiales.
  • Evitar abusar de detergentes.
  • No limpies las placas solares en días de viento, pues el polvo se puede adherir a la superficie y sería peor.
  • Puede ser tu caso, que las placas están en altura. En este caso, las medidas de seguridad son lo primero y deberías acudir a profesionales de los trabajos en altura para realizar la limpieza que sirva para el mantenimiento de las placas solares.

¿Cuándo se logra la rentabilidad en una instalación fotovoltaica?

Cuando hablamos de instalación fotovoltaica, nos referimos a un sistema de instalación de energía solar, diseñado para producir energía eléctrica a través de la radiación solar. También conocidos como placas solares, producen una de las energías sostenibles más fuertes que existen.

En este caso, mucha gente se pregunta si realmente existe rentabilidad en una instalación fotovoltaica, a lo que respondemos a lo largo de este post.

 

Rentabilidad de las placas solares

En primer lugar, hay que determinar la instalación de placas solares en rentable en tu vivienda. Esto se comprueba analizando una serie de puntos clave:

  • El precio de las placas. Aunque este precio va descendiendo con los años, habría que ver el ahorro que supondría en ese tiempo la instalación de las placas. Es decir, no merece la pena esperar a que baje el precio, sino invertir y disfrutar del ahorro que supone disponer de placas solares en tu vivienda.
  • Mantenimiento de las placas solares. La instalación de placas solares en una vivienda no requiere un mantenimiento exhaustivo, simplemente deben mantenerse limpias y asegurarse de que no haya elementos sobre los paneles o bajo estos.
  • Duración. Debemos tener en cuenta también el periodo medio de duración de las placas solares, las cuales pueden superar los 25 o 30 años
  • Subvenciones por la instalación. Cabe destacar también que, en algunos municipios, la instalación de placas solares se subvenciona, según la zona en que se realice la instalación. Esto abarata mucho más el coste de este producto.

 

Aspectos que influyen en la rentabilidad de la instalación fotovoltaica

A parte de las placas solares, hay otros aspectos que también influyen en la rentabilidad de la instalación fotovoltaica. Algunos de ellos pueden ser la potencia contratada o el consumo que tengamos en nuestra vivienda.

De esta forma, cuando se hace la instalación fotovoltaica, hay que tener en cuenta que la potencia sea lo más cercana posible a la que ya tenemos contratada. Así vemos cuál es nuestra necesidad, la cual deberá ser cubierta por los paneles solares.

Por otro lado, hablamos también del aumento del precio y del consumo energético en España, el cual ha llegado a unos niveles destacables en el último año. Si bien influye el coste de la instalación fotovoltaica, también lo hace la subida del precio de la luz, por lo que entendemos que la instalación de paneles solares supondrá un mayor ahorro en nuestra factura.

Por último, también debemos destacar la rentabilidad medioambiental que genera una instalación fotovoltaica. Al consumir energía renovable de una fuente como es el sol, no estamos consumiendo energía nuclear, por ejemplo, lo que ayuda a reducir la emisión de CO2 en la atmósfera, ayudando así a moderar el calentamiento global y el cambio climático.

 

¿Cómo se calcula la rentabilidad de la instalación fotovoltaica?

Para calcular la rentabilidad, debemos atender a aspectos como el coste de la instalación, el coste de la factura de la luz y el periodo de tiempo hasta que se amortiza la inversión.

En base a esto, simplemente tendrás que ver el consumo en tu factura de la luz, lo que esperas ahorrar con la instalación y el coste que supone la misma. De esta forma obtendrás una estimación de los años que puedes tardar en rentabilizar la instalación fotovoltaica.

 

Casos de éxito de instalaciones fotovoltaicas en Enaltia

En Enaltia tenemos algunos casos de éxito de clientes que han conseguido la rentabilidad en su instalación fotovoltaica. Cada vez son más las empresas y particulares que optan por las placas solares para ahorrar en el consumo de energía, y que obtienen a cambio una gran rentabilidad. Algunos de ellos han recuperado su inversión en menos de 5 años, concediéndoles además un ahorro bastante elevado.

Puedes ver la recopilación de casos de Enaltia aquí.

 

No podemos olvidar que esta energía es totalmente gratuita e ilimitada, ya que solo hay que recoger la radiación solar, que es inagotable. Por tanto, la rentabilidad de una instalación fotovoltaica viene también porque, una vez realizada la inversión inicial, no habrá más gastos aparte, debido a que el mantenimiento de las placas, como hemos visto, es bastante básico.

Por tanto, dependiendo del consumo de cada uno, la rentabilidad de una instalación fotovoltaica será mayor o menor. En cualquier caso, se puede recuperar rápidamente en los primeros 5 años, y teniendo en cuenta todos los aspectos que hemos visto a lo largo de post.

Ubicaciones donde realizar una instalación fotovoltaica

Fruto delcontexto energético actual, durante los últimosmeses estamos observando un considerable aumento del autoconsumo. Una de las ventajas de este tipo de consumo de energía es que existen múltiples opciones, pero todas ellas aseguran menor contaminación a nuestro planeta y un sucesivo ahorro de costes para los consumidores. Una de las más destacadas es la energía solar, que nos permite generar energía con la instalación fotovoltaica en varios tipos de ubicaciones.

De hecho, muchas personas y empresas que apuestas por esta alternativa sostenible se preguntan dónde instalar sus placas solares, pues no tienen claro qué sitio sería mejor. Para dar respuesta a esta duda, las empresas que instalan placas solares realizan un estudio previo para identificar las mejores ubicaciones de las instalaciones fotovoltaicas.

Diversos factores influyen a la hora de elegir el mejor lugar:

  • Las horas de luz.
  • La orientación de las placas (como veremos más adelante).
  • La amplitud del terreno.
  • Los requisitos de los trámites administrativos.
  • Su condición de uso particular o empresarial.
  • Que se trate de autoconsumo individual o colectivo.

Como consecuencia de estas condiciones, podríamos clasificar las ubicaciones de toda instalación de autoconsumo en dos grupos de categorías: según el tipo de superficie o según el tipo de uso.

Las ubicaciones de una instalación de autoconsumo según la superficie

Las placas fotovoltaicas son capaces de adaptarse a toda clase de terrenos, siempre y cuando se produzcan las situaciones propicias para ello. Vamos a ver cuáles son las superficies y las condiciones favorables en cada caso.

En el suelo

Una de las superficies más habituales para instalar placas fotovoltaicas, especialmente en aquellos casos donde existan muchos metros cuadrados de terreno disponible.

Encima del tejado

Esta situación se produce para evitar un impacto visual desmesurado a nivel de suelo, además de tratarse de una posición perfecta para recibir los rayos del sol. La distribución y orientación ya dependerá del tipo de techo, pues no podemos olvidar que este podría ser plano o inclinado.

Elevadas en mástil

Para evitar sombras o la ocupación de demasiado terreno en el suelo, la opción de una instalación con mástiles es viable. Este caso suele ser habitual cuando se deben instalar numerosas placas.

Sobre un muro

Este último caso llega a fusionarse con el anterior, pues las placas fotovoltaicas sobre muro se suelen instalar sobre un mástil clavado en el propio muro.

Las ubicaciones de una instalación de autoconsumo según el tipo de uso

Como ya hemos comentado, el tipo de autoconsumo puede ser residencial o industrial. Ambos casos determinarán, precisamente, la categoría que nos ocupa en este apartado.

Instalaciones fotovoltaicas en casa

El uso doméstico de la electricidad puede salir reforzado con un sistema fotovoltaico que genere su propia energía. Muchas familias han decidido contar con su propia instalación o compartida para ahorrar los costes derivados del consumo.

La edificación determinará la forma de llevar a cabo la instalación, pues no es lo mismo una casa con jardín (donde podría hacerse en el tejado o incluso el propio jardín) que un bloque de viviendas (donde habitualmente se situaría en la azotea). Además, las legislaciones autonómicas y las ordenanzas municipales exigen una serie de condiciones para, entre otras cosas, reducir el impacto visual de las placas.

Instalaciones fotovoltaicas en empresas

Debido al horario laboral y el uso generalizado de dispositivos electrónicos, los edificios de oficinas consumen mucha energía. Este gasto les ha llevado a apostar por la energía solar. Cada vez vemos más edificios de empresas con placas. A todo esto debemos sumar que la inversión inicial en la instalación fotovoltaica supondrá un retorno de la misma, hasta el punto de repercutir positivamente en el presupuesto.

En otro orden de cosas, debemos tener en cuenta la política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), donde las iniciativas sostenibles son frecuentes por lo que supondrá para la imagen empresarial ante el público.

Aunque a priori puedas pensar lo contrario, una construcción grande no necesita expresamente decenas de metros cuadrados con placas. Es posible adaptarse con el espacio más reducido posible, sin que ello perjudique al rendimiento de la instalación. Por eso, es habitual que la instalación se produzca en la terraza de la última planta.

Instalaciones fotovoltaicas industriales

Como ya hemos dicho, las grandes superficies no necesitan una infinidad de placas, aunque es cierto que las naves industriales precisan de un sistema de autoconsumo para una mayor potencia.

En el caso de estas ubicaciones, es habitual que veamos la instalación fotovoltaica en su cubierta. Aquí recibirá más horas de sol y evitará un impacto visual excesivo.

La importancia de la orientación en las ubicaciones de una instalación fotovoltaica

A la hora de elegir dónde instalar placas solares debemos tener en cuenta la distribución más viable para que todas estén orientadas en la misma posición. Para ello debemos tener en cuenta dónde recibirá más tiempo los rayos solares, evitando elementos que proyecten sombra. Lo habitual es que se posicionen hacia el Sur, aunque también es viable hacia el Este o el Oeste.

¿Qué son los parques solares?

La energía solar fotovoltaica es una de las energías sostenibles más poderosas que existen. Se trata de una energía que se obtiene de la radiación electromagnética del sol y se recoge con las células fotovoltaicas que componen los paneles solares.

Ese tipo de paneles nos resultan ya muy familiares. Y es que cada vez es más frecuente la utilización de energía solar en viviendas y grandes empresas. Para ello, la instalación de huertos solares es una gran idea, pero también existe una opción que permite obtener una mayor cantidad de energía. Hablamos de los parques solares. ¿Quieres saber qué son los parques solares? Os lo contamos en este post.

¿Aún no sabes qué son los parques solares?

Un parque solar fotovoltaico es una instalación de energía solar a gran escala. La diferencia principal entre un parque y un huerto solar es la dimensión de ambos. Los parques solares son instalaciones que se llevan a cabo en una extensión de terreno de varias hectáreas. Es una instalación compuesta por un gran número de placas solares que están interconectadas entre sí. Otra de las características de los parques solares es que también se pueden instalar en superficies acuáticas acondicionadas.

El objetivo principal de un parque solar es captar una gran cantidad de energía solar fotovoltaica para generar miles de vatios de electricidad por segundo. De esta forma, pueden abastecer a industrias, grandes complejos urbanos o vender la energía a redes de distribución eléctrica. Ahora que ya sabes qué son los parque solares, conozcamos un poco más de información sobre ellos.

Diferencia entre un parque solar y un huerto solar

La principal diferencia entre un parque solar y un huerto solar, como ya se ha indicado anteriormente, es el tamaño. Los huertos solares son pequeñas instalaciones fotovoltaicas que pertenecen a diferentes propietarios. Estos comparten los gastos, el mantenimiento y el beneficio que produce la instalación del huerto.

Los parques solares son plantas de energía solar de gran tamaño. Están compuestos por una gran cantidad de placas solares que requieren de una estación de control centralizada y transformadores de alta tensión. Por lo general, el objetivo de un parque solar es producir al menos 1 megavatio por cada dos hectáreas de terreno.

El precio es otra de las diferencias. Un huerto es más económico que un parque solar por cuestión de tamaño y complejidad del mantenimiento. Eso sí, con un parque solar es posible obtener una cantidad de energía mucho mayor que con un huerto.

Otra diferencia que existe entre ambos es que los huertos solares están pensados para pequeñas empresas, pequeños núcleos de población o productores agrícolas, mientras que los parques solares tienen la capacidad de abastecer a grandes empresas y núcleos urbanos.

¿Cómo funciona un parque solar?

Ya sabemos qué son los parques solares, ¿Pero sabemos cómo funcionan? Un parque fotovoltaico está compuesto por miles de paneles solares que están conectados entre sí a través de conductores eléctricos. Estos paneles recogen la energía irradiada por el sol y la transforman directamente en electricidad. Es lo que se conoce como energía solar fotovoltaica. Al ser instalaciones de gran tamaño, los parques solares tienen la capacidad de producto miles de vatios de electricidad en pocos segundos. Se trata de un tipo de energía muy eficiente.

Para poder obtener un funcionamiento óptimo de los paneles solares es necesario que estos se instalen en superficies llanas donde no haya sombras ni obstáculos. Además, los paneles se deben colocar sobre soportes que les den la orientación e inclinación necesaria para adaptarse a la posición del sol.

Beneficios de un parque solar

La energía solar fotovoltaica, además de ser una energía limpia y renovable, ofrece una serie de ventajas muy beneficiosas para las empresas y poblaciones.

  • Energía durante las 24 horas del día: La energía solar se puede aprovechar durante las 24 horas del día, ya que se puede almacenar en baterías que almacenan la energía durante el día para que esta pueda ser utilizada cuando no haya sol.
  • Impacto en el medio ambiente: El hecho de no tener que utilizar combustibles fósiles como carbón, petróleo o gas reduce de forma considerable el nivel de contaminación. Al no tener que realizarse ningún tipo de combustión no se emite C02 a la atmósfera.
  • Aprovechamiento de superficies: La instalación de parques y huertos solares contribuye a la explotación de grandes superficies que normalmente suelen estar desaprovechadas.
  • Ahorro en la factura de la luz: Disponer de un parque solar te permitirá reducir el precio de la factura de la luz de forma considerable.
  • Inversión rentable: La instalación de un parque solar puede llegar a ser una inversión muy rentable. Se estima que la inversión inicial se puede amortizar en un periodo de entre 4 y 6 años.
  • Mantenimiento y duración: El mantenimiento de una placa solar no requiere de un coste muy elevado. Además, las placas solares suelen tener una vida útil de unos 40 años.

Con toda esta información ya debes saber qué son los parques solares y cómo funcionan. Si todavía tienes alguna duda o necesitas más información al respecto, puedes contactar con nosotros. Somos expertos en todo lo relacionado con la energía solar y la instalación de paneles solares fotovoltaicos.

Las claves del autoconsumo industrial

Las grandes empresas e industrias suelen tener un consumo de energía eléctrica muy elevado. Esto hace que en muchas ocasiones busquen alternativas energéticas que les permitan reducir el coste de la factura de la luz. Una de ellas es el autoconsumo industrial, un recurso cada vez más utilizado por las grandes empresas e industrias.

Este tipo de alternativa permite a las empresas obtener una serie de ventajas muy beneficiosas. Se trata de una forma de autoabastecimiento energético que, además de ser responsable con el medio ambiente, permite ahorrar costes en el gasto eléctrico. En este post os contamos algunas claves del autoconsumo industrial.

¿Qué es el autoconsumo industrial?

El autoconsumo industrial consiste en consumir la energía que nosotros mismos producimos. Esta energía para el autoconsumo se obtiene, sobre todo, de la energía solar fotovoltaica. Es un tipo de energía sostenible que se puede obtener con la instalación de placas o paneles solares.

Placas fotovoltaicas

Estas placas fotovoltaicas captan la radiación electromagnética que procede del sol y la transforman directamente en electricidad. De entre todas las energías sostenibles existentes, la solar es, posiblemente, la más conocida y utilizada.

La energía fotovoltaica, además, es muy rentable. El porcentaje de ahorro que las empresas e industrias pueden obtener con su uso está en torno al 60%. En algunos casos puede ser incluso superior.

Ventajas del autoconsumo industrial

Otra de las grandes claves del autoconsumo industrial es el gran beneficio que se puede obtener de ellas. Eso se traduce en una serie de ventajas que pueden ser muy aprovechables para la empresa o industria. Algunas de estas ventajas son:

  • Ahorro de energía y aumento de eficiencia energética: El autoconsumo industrial puede hacer que la organización ahorre hasta un 60% o 70% en la factura de la luz. La inversión que se debe realizar para la instalación del sistema de placas fotovoltaicas resultará muy rentable con el paso del tiempo.
  • Aprovechamiento del espacio: Las grandes empresas o industrias suelen tener superficies o espacios que no son utilizados. Estos espacios, como podría ser el techo del edificio o la nave industrial, por ejemplo, son un lugar ideal para la instalación de las placas fotovoltaicas.
  • Reduce el coste de la producción y aumenta la competitividad: Si reducen los costes energéticos aumenta la competitividad. Esto permite mejorar la oferta de la empresa con precios más competitivos y tener mayor capacidad de inversión financiera.
  • La sostenibilidad: El autoconsumo industrial permite a la empresa reducir las emisiones de gases contaminantes como el CO2 o el dióxido de azufre. De esta forma se disminuye el impacto que genera la empresa sobre el medio ambiente, contribuyendo así a reducir los efectos del cambio climático.
  • La imagen de la empresa: Apostar por la utilización de una energía sostenible como la solar mejora la imagen de nuestra empresa y le añade un valor diferencial. Esto puede ser un factor muy importante en el posicionamiento estratégico de la compañía.

Estas son las ventajas que puede obtener tu empresa con la utilización de la energía solar. Veamos ahora otras claves del autoconsumo industrial que debes saber.

Aspectos legales

El Real Decreto 244/2019, del 5 de abril, se encarga de regular todos los aspectos administrativos, técnicos y económicos del autoconsumo de energía eléctrica en España. Dicho Decreto ha introducido recientemente numerosos cambios que tienen el objetivo de incentivar a la producción de energía solar, para así seguir los objetivos marcados por la Unión Europea.

Los cambios más destacados son:

  1. Se eliminan las tasas en la generación fotovoltaica.
  2. Se aprueba una nueva compensación de excedentes.
  3. Se permite el autoconsumo compartido.
  4. Se eliminan los límites de potencia.
  5. Se permite el alquiler de tejados para que terceros generen electricidad y se compartan los beneficios.

Con estas modificaciones del Real Decreto se eliminan algunas barreras que suponían un impedimento para muchas empresas y particulares.

El precio de una instalación de placas solares

Uno de los aspectos que más preocupa a las empresas sobre el autoconsumo industrial es el precio. Esta es, quizás, una de las claves del autoconsumo industrial más importantes. ¿Resulta rentable instalar placas fotovoltaicas? La respuesta, en la gran mayoría de los casos, es sí.

El gasto inicial de una instalación puede ser algo elevado, pero dicho gasto se amortiza en un periodo de tiempo relativamente corto. En muchos casos, una instalación de autoconsumo industrial se puede amortizar en unos 4 o 5 años. Además, las grandes ventajas que ofrecen este tipo de instalaciones también hacen que el coste a pagar por ellas termine siendo muy rentable.

Estas son algunas claves del autoconsumo industrial que debes saber. ¡Apuesta ya por la energía solar!, una energía limpia, sostenible y renovable que reportará muchos beneficios a tu empresa. Si aún tienes alguna duda sobre la instalación de placas solares, puedes contactar con nosotros. Nuestros profesionales se encargarán de darte el mejor asesoramiento posible y resolverán todas tus dudas.

Las mejores alternativas en energías sostenibles

Las energías sostenibles o renovables son unas energías alternativas que se obtienen a través de recursos naturales. La principal característica de este tipo de energías es que provienen de fuentes inagotables como podrían ser el sol, el viento o el mar, entre otras. Se trata de un tipo de energía sostenible que además es respetuosa con el medio ambiente y con la naturaleza, ya que no genera ningún tipo de residuo ni necesita consumir recursos fósiles del planeta. Las energías sostenibles son una alternativa a las energías tradicionales.

La utilización de las energías sostenibles alternativas también ayuda a evitar los avances del cambio climático que tanto está afectando a nuestro planeta. Es por eso que cada vez son más las personas y las empresas que deciden apostar por este tipo de energías sostenibles alternativas.

Actualmente, las energías sostenibles alternativas más importantes y conocidas son la energía solar, la eólica, la hidráulica, la geotérmica, la mareomotriz y la obtenida por biomasa.

Energía solar

Es una energía que consiste en el aprovechamiento de la radiación electromagnética que procede del sol. Esta es recogida por células fotovoltaicas, colectores solares o heliostatos. La energía procedente del sol puede ser fotovoltaica, que produce directamente electricidad, o térmica, que produce calor. La fotovoltaica quizás sea la energía más eficaz y poderosa de todas las energías sostenibles alternativas que existen. Además, cuenta con una ventaja fundamental, y es que el sol se puede aprovechar en cualquier parte del planeta.

Los huertos solares se pueden ubicar en cualquier parte del mundo donde el sol irradie durante un gran número de horas. La energía solar, además, está cada vez más presente en el ámbito doméstico. Son muchas las viviendas que en la actualidad cuentan con placas fotovoltaicas instaladas en el tejado, al igual que muchas empresas y compañías que también optan por aprovechar esta energía.

Energía eólica

Es un tipo de energía producida por el viento. Para poder obtener esta energía se utilizan los molinos eólicos, cuyas aspas son movidas por el viento y a partir de este movimiento se produce energía cinética.

La energía eólica es muy poderosa, pero entraña una dificultad, y es que los molinos eólicos solo se pueden instalar en zonas donde haya un viento fuerte y estable. Estas zonas suelen ser montañas y sierras y, sobre todo, el mar. La instalación de estos molinos, además, puede ser costosa.

Energía hidráulica

La energía hidráulica se obtiene a través del movimiento del agua. La fuerza generada por las corrientes, las mareas y los saltos de agua genera una energía cinética que se utiliza para hacer girar una turbina que está conectada a un transformador. Este se encarga de convertir el movimiento en energía eléctrica.

El único aspecto negativo que puede generar este tipo de energía es el impacto ambiental que produce la construcción de las presas y los sistemas de retención de agua. En algunas ocasiones esto puede modificar el ecosistema de la zona.

Energía geotérmica

Este tipo de energía consiste en el aprovechamiento del calor que procede de la corteza terrestre. Este calor es aprovechado para generar energía térmica, muy usada en el ámbito industrial y doméstico. Es un tipo de energía que, al igual que la energía solar, se puede extraer y aprovechar en cualquier lugar del mundo.

Energía mareomotriz y undimotriz

La energía mareomotriz es un tipo de energía que procede de la fuerza de las mareas. La undimotriz, por su parte, aprovecha el movimiento de las olas. El proceso a través del cual se obtiene esta energía es muy similar al de la energía hidráulica. La fuerza de las mareas y de las olas mueve unas turbinas que generan una energía cinética que luego es transformada en energía eléctrica.

Biomasa

La biomasa es una materia orgánica que proviene de plantas, árboles y desechos animales susceptibles de ser utilizados como fuente de energía. Estos residuos orgánicos pasan por unos digestores anaerobios que se encargan de transformarlos en biogás. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), define biogás como “Un gas compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono, en proporciones variables dependiendo de la composición de la materia orgánica a parte de la cual se ha generado”.

La principal desventaja de la biomasa es que se necesita una gran cantidad de residuos orgánicos para producir una cantidad alta de energía. La ventaja, sin embargo, es que el proceso de la obtención del biogás permite que podamos deshacer los residuos orgánicos y evitar que estos lleguen hasta la naturaleza.

Estas son las energías sostenibles alternativas más importantes que existen en la actualidad. De entre todas ellas, la más utilizada y destacada sigue siendo la energía solar, especialmente la fotovoltaica. Si quieres saber más sobre este tipo de energía o sobre las placas solares que se utilizan para su obtención, contacta con nosotros.