Las mejores alternativas en energías sostenibles

Las energías sostenibles o renovables son unas energías alternativas que se obtienen a través de recursos naturales. La principal característica de este tipo de energías es que provienen de fuentes inagotables como podrían ser el sol, el viento o el mar, entre otras. Se trata de un tipo de energía sostenible que además es respetuosa con el medio ambiente y con la naturaleza, ya que no genera ningún tipo de residuo ni necesita consumir recursos fósiles del planeta. Las energías sostenibles son una alternativa a las energías tradicionales.

La utilización de las energías sostenibles alternativas también ayuda a evitar los avances del cambio climático que tanto está afectando a nuestro planeta. Es por eso que cada vez son más las personas y las empresas que deciden apostar por este tipo de energías sostenibles alternativas.

Actualmente, las energías sostenibles alternativas más importantes y conocidas son la energía solar, la eólica, la hidráulica, la geotérmica, la mareomotriz y la obtenida por biomasa.

Energía solar

Es una energía que consiste en el aprovechamiento de la radiación electromagnética que procede del sol. Esta es recogida por células fotovoltaicas, colectores solares o heliostatos. La energía procedente del sol puede ser fotovoltaica, que produce directamente electricidad, o térmica, que produce calor. La fotovoltaica quizás sea la energía más eficaz y poderosa de todas las energías sostenibles alternativas que existen. Además, cuenta con una ventaja fundamental, y es que el sol se puede aprovechar en cualquier parte del planeta.

Los huertos solares se pueden ubicar en cualquier parte del mundo donde el sol irradie durante un gran número de horas. La energía solar, además, está cada vez más presente en el ámbito doméstico. Son muchas las viviendas que en la actualidad cuentan con placas fotovoltaicas instaladas en el tejado, al igual que muchas empresas y compañías que también optan por aprovechar esta energía.

Energía eólica

Es un tipo de energía producida por el viento. Para poder obtener esta energía se utilizan los molinos eólicos, cuyas aspas son movidas por el viento y a partir de este movimiento se produce energía cinética.

La energía eólica es muy poderosa, pero entraña una dificultad, y es que los molinos eólicos solo se pueden instalar en zonas donde haya un viento fuerte y estable. Estas zonas suelen ser montañas y sierras y, sobre todo, el mar. La instalación de estos molinos, además, puede ser costosa.

Energía hidráulica

La energía hidráulica se obtiene a través del movimiento del agua. La fuerza generada por las corrientes, las mareas y los saltos de agua genera una energía cinética que se utiliza para hacer girar una turbina que está conectada a un transformador. Este se encarga de convertir el movimiento en energía eléctrica.

El único aspecto negativo que puede generar este tipo de energía es el impacto ambiental que produce la construcción de las presas y los sistemas de retención de agua. En algunas ocasiones esto puede modificar el ecosistema de la zona.

Energía geotérmica

Este tipo de energía consiste en el aprovechamiento del calor que procede de la corteza terrestre. Este calor es aprovechado para generar energía térmica, muy usada en el ámbito industrial y doméstico. Es un tipo de energía que, al igual que la energía solar, se puede extraer y aprovechar en cualquier lugar del mundo.

Energía mareomotriz y undimotriz

La energía mareomotriz es un tipo de energía que procede de la fuerza de las mareas. La undimotriz, por su parte, aprovecha el movimiento de las olas. El proceso a través del cual se obtiene esta energía es muy similar al de la energía hidráulica. La fuerza de las mareas y de las olas mueve unas turbinas que generan una energía cinética que luego es transformada en energía eléctrica.

Biomasa

La biomasa es una materia orgánica que proviene de plantas, árboles y desechos animales susceptibles de ser utilizados como fuente de energía. Estos residuos orgánicos pasan por unos digestores anaerobios que se encargan de transformarlos en biogás. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), define biogás como “Un gas compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono, en proporciones variables dependiendo de la composición de la materia orgánica a parte de la cual se ha generado”.

La principal desventaja de la biomasa es que se necesita una gran cantidad de residuos orgánicos para producir una cantidad alta de energía. La ventaja, sin embargo, es que el proceso de la obtención del biogás permite que podamos deshacer los residuos orgánicos y evitar que estos lleguen hasta la naturaleza.

Estas son las energías sostenibles alternativas más importantes que existen en la actualidad. De entre todas ellas, la más utilizada y destacada sigue siendo la energía solar, especialmente la fotovoltaica. Si quieres saber más sobre este tipo de energía o sobre las placas solares que se utilizan para su obtención, contacta con nosotros.